Se celebra por lo general el último domingo de agosto. Se muestra el producto típico de la villa, en un variado mercado agrícola, donde el preciado Tomate de Mansilla se acaba en unas pocas horas. Se realiza un mercado y exaltación gastronómica del producto con fama y sabor especial, por lo que lucha hace años por su denominación de origen. Los hosteleros de la villa muestran el tomate elaborado en las distintas modalidades en un concurso y a los agricultores del tomate se les entrega el Tomate de Oro y el de Plata al mejor tomate del año. Por la tarde noche se celebra el día del hermanamiento con la comunidad asturiana en honor a los miles de asturianos que se asoman por la villa de Mansilla en período vacacional, donde se reparten bollos preñados y sidra acompañados por una animada orquesta en la plaza del Grano.